Una cena verde para disfrutar con todos los sentidos.

Llevo semanas totalmente ocupadas, sin parar ni un instante, nuevos acontecimientos y nuevos proyectos alrededor de Sana Coctione y de VErde surgen cada día. Todos ellos me llenan de ilusión y de felicidad, poco a poco os iré contando todas esta novedades, pero también tengo que deciros que han hecho que descuide un poco las necesidades más básicas, ya sabes aquellas cosas tan importantes como pasar largos ratos en familia y con amigos charlando, un buen sueño, comer lentamente y a su debido tiempo. Todo esto lo he estado descuidando un poco últimamente, el cuerpo me iba dando toques de alerta, había momentos del día que no podía parar de comer frutos secos, de repente antojos de dulce cuando nunca me había pasado, un poco de dolor de espalda, más cansada y quejica de lo normal, pero a todo lo encontraba una justificación, así que mi ritmo continuaba e iba forzando la maquina hasta que un día un dolor de cabeza impresionante, acompañado de una fuerte ansiedad me hizo parar obligatoriamente. Mi organismo llevaba tiempo avisándome, pero como no le hacía caso atacó donde más me duele, las malditas migrañas que tenía olvidadas des de hacía mucho mucho tiempo!!

La vida está llena de buenas sensaciones y de buenos momentos, que durante estos últimos meses dejé escapar delante de mis ojos, el tiempo se colaba entre mis dedos y ya no regresaba, dejé de oler fragancias y de oír las palabras, todos los día iba de aquí para allá, sin parar ni un solo instante, sin prestar atención a todo lo que sucedía a mi alrededor y entonces me pregunté: si ya no veo, no toco, no huelo, no oigo, significa que no siento, que no vivo, ¿qué estoy haciendo entonces? STOP, PARO, descanso y retomo de nuevo el camino, ceno con mi amada familia esta crema de verduras que hoy comparto con vosotros, no tan solo por sus propiedades sino por lo que significo para mí ese día, ya que fue el punto de inflexión para retomar de nuevo la travesía que quiero vivir y poder recuperar de nuevo los sentidos y simbólicamente esa cena me ayudó: el color verde me llenó la vista de esperanza, el olor de la cocina me envolvió, una cena llena de las historias del día cautivaron mis oídos, cucharada tras cucharada la crema sedujo mi paladar y con un apretón de manos de mi marido recuperé el tacto.

Pero no quiero engañaros no es suficiente con una cena para volver a estar al 100%, he tenido que bajar el ritmo o lo intento al menos, ya que la actividad continua siendo constante, ahora intento ir a la cama a una hora razonable, desconectar del móvil y de la tecnología a partir de las 8 de la tarde, distraerme con otros temas, estoy leyendo un libro que por casualidades cayó en mi manos ”I el ressò de les muntanyes” una novela emotiva y inolvidable que toca los sentimientos más puros y que resulta de lectura obligada para todas las personas interesadas en saber qué significa estar vivo, parece un regalo caído del cielo en el momento más oportuno, largas caminadas en familia y amigos, y por supuesto también dedico buenos ratos a la cocina, resulta mi mejor terapia, en estos momentos es cuando salen recetas realmente buenísimas y que valen la pena compartir.

IMG_2173

Soy muy consciente de que esta crema de verduras verde no va a ganar ningún concurso de belleza, sin embargo, voy a hacer mi mejor esfuerzo para convencerte de que vale la pena prepararla porque es verdaderamente deliciosa: un cocido lento, con cebolla a punto de “caramelo” que contribuye a equilibrar los sabores de los “greens”, un poco de aguacate que le aporta una cremosidad impresionante, y por último un toque de cayena y limón que nos ayuda a realzar el sabor y a la absorción del hierro.

Los ingredientes básicos, los “greens” son el brócoli y la col kale, dos alimentos de la misma familia que combinan a la perfección para poder gozar de una crema caliente y con un extra de beneficios para nuestra salud.

La col kale resulta un poco difícil de encontrar así que la puedes substituir por la típica col verde, aunque ahora ya esta disponible en las tiendas de Casa Ametller, os animo a seguir insistiendo de esta manera cada vez será más presente en todas las tiendas, sus magnificas propiedades la hacen merecedora de estar en la primera línea: es baja en caloría y alta en fibra, depurativa, contiene potentes y poderosos fitonutrientes con gran poder antioxidante que protegen nuestras células, contiene mucho hierro, mucho calcio, mucha vitamina C, mucha vitamina A, la podríamos considerar un superalimento. El brócoli otra miembro de la familia de las crucíferas que posee una gran riqueza en vitaminas y minerales y es uno de los alimentos más importantes en la dieta anticancerígena.

Hay un par de maneras de servir esta crema. Como una simple crema de verduras ligera para un noche fría de invierno que la puedes acompañar con unas alcachofas salteadas, por ejemplo o si deseas la puedes convertir en una comida de mediodía y para ello te sugiero servir la crema con una cama de arroz integral (el salvaje le queda muy bien) y unos garbanzos, estos dos ingredientes le aportan textura y proteínas al plato convirtiéndolo en una comida completa.

IMG_2135_2

IMG_2154_2
Ingredientes –  4 personas

  • 1 y 1/2 brócoli
  • 12 hojas de col Kale, un manojo grande
  • 1 taza de espinacas
  • 1 trozo de hinojo fresco
  • 1/2  puerro
  • 2 cebollas
  • 1/2 aguacate
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de sal
  • 4 tazas de caldo de verduras – añade más o menos caldo dependiendo de la textura que quieras conseguir.
  • 1 pizca de cayena o pimienta
  • 1 cucharadita de limón, o al gusto

Se puede completar con : arroz integral o salvaje y garbanzos.

Preparación

  1. Primero prepara los greens: lava las espinacas, retira la parte más dura de la col kale, corta a trozos el brócoli y déjalos listos para después.
  2. Empieza caramelizando la cebolla: calienta 2 cucharadas de aceite en la sartén a fuego medio, agrega el puerro y la cebolla a trocitos y una pizca de sal. Cocina removiendo con frecuencia, hasta que las cebollas comiencen a dorarse, aprox 5-7 minutos.
  3. Reduce el fuego, añade un poco de caldo de verduras hasta cubrir las cebollas, y cocínalas hasta que se reduzcan y tengan un color caramelo, aprox unos 25 minutos. Remueve con frecuencia.
  4. Cuando la cebolla la tenemos lista la mezclamos en una olla con el resto de verduras (espinacas, hinojo, col y brócoli), añadimos el resto de caldo de verduras, un pizca de cayena o pimienta y dejamos que se cocine a fuego lento y con la olla tapada, removiendo de vez en cuando.
  5. Pasados unos 12- 15 minutos ya tendremos las verduras listas, deja que se enfríe un poco.
  6. En una batidora bate todo el contenido de la olla más medio aguacate hasta obtener una textura bien fina y cremosa.
  7. Sirve la crema con un poco de zumo de limón por encima o con una rodaja.

…  y disfrútala con todos los sentidos 😉 IMG_2146_2

8 replies on “Una cena verde para disfrutar con todos los sentidos.

  • Eva Fernández

    Elena, te entiendo perfectamente, yo desde que empecé con mi blog, y con esto, que realmente nos apasiona, hubo un momento en el que tuve que parar y organizarme de nuevo, porque veía que se me iba de las manos. Es precioso y maravilloso lo que hacemos, pero todo con mesura. Los extremos no son nada buenos, por mucho que nos guste… y si no nos cuidamos a nosotras mismas, no podemos cuidar lo demás como se merece, incluído nuestro proyecto, que ambas compartimos. No sé por qué, pero me has llegado al corazón con esta receta, y tu sinceridad y sentimiento se han transmitido con una energía sabia y sanadora. Gracias por compartir, y lo que necesites ya sabes! Un abrazo!

    Responder
    • verdebcn

      Pues si, tienes toda la razón Eva, los extremos no son nada buenos ya que nos hacen perder el norte y descuidar aquello que más queremos, así que de nuevo a flote y retomando la actividad con más normalidad, que esta pasión que sentimos no se vuelva una obsesión. Un abrazo y muchísimas gracias por tu comentario.

      Responder
  • Ester de la Fuente

    Me encanta esta crema “todo verde”, deliciosa!
    Yo también llevo unas semanas de locura… me han salido mil cosas que hacer… Será que se acercaba el año nuevo lunar y los astros nos animan a empezar nuevos proyectos? 🙂 Lo cierto es que por mucho que nos guste, en algun momento hay que saber parar, desconectar, saborear los pequeños detalles de la vida… Besos!!

    Responder
  • mila

    Yo la he hecho en la termomix y en el último momento le puse copos de avena, Buenísima!!!! Muchas gracias, también por compartir tu momento, yo hace mucho tiempo que baje el ritmo, y me apunte al ritmo orgánico de mi cuerpo!!! Aún así me estressoooo pero no tanto, Otra ve zGracias

    Responder
  • Anais

    Hola Elena,acabo de prepararme tu crema verde para cenar yla he probado….uuummmmmmm deliciosa!!!!!!!!!! A mi tambien me han recomendado bajar el ritmo,ultimamente mi brazo y hombro izquierdo me estan molestando mucho y aparte de aliviarmelo la causa emocional en naturopatia es abarcar demasiadas cosas a la vez; pues a eso voy,a poner un poco el freno y tomarme las cosas con calma. Un abrazo muy grande y cuidate.

    Responder
    • verdebcn

      Muchas gracias Anais por tu comentario, nos apasiona tanto lo que hacemos que a veces perdemos un poco el norte, ahora debemos reconducir la situación y volver a disfrutar de las cosas des de la tranquilidad.
      Un abrazo muy fuerte.

      Responder

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *