Magdalenas de arándanos y coco

Estas pequeñas maravillas están rellenas de arándanos y de un delicioso aroma de coco, además de una mezcla de vainilla, canela y cardamomo que despertará el más ansioso paladar y el olfato de cualquiera que esté a su alrededor.

Se trata de la nueva versión de magdalenas que preparo últimamente en casa. Como siempre se trata de una opción lo más saludable y natural posible, con opciones libre de gluten y sobretodo sin azúcares añadidos, aprovecho siempre el dulzor que nos aportan las frutas. Me surgió la idea a raíz de una avalancha de arándanos que tuve y que para poder aprovecharlos preparé una mermelada casera con ellos.  Después de tener unos cuantos botes de mermelada pensé que tenía que darle salida, así que empecé añadirla en las magdalenas, después de unas semanas experimentando lo he ido mezclando con diferentes opciones: zumo de mandarina, manzana, plátano, pero fue cuando lo mezclé con coco que conseguí la combinación perfecta, o al menos es la que más ha gustado en la familia.

Lista de la compra, la guía para una compra natural, real y nutritiva.

Descarga gratuitamente la lista de la compra que he confeccionado y en la que descubrirás una gran variedad de alimentos naturales que puedes consumir, y lo cuales te van ayudar a poder llevar una alimentación más saludable 

Preparar la mermelada casera es muy sencillo:
1/2 vaso de agua
el zumo de 1 limón
15 ciruelas secas picadas muy finamente, también se puede usar dátil o higos
250 g de arándanos
1/2 cucharadita de canela o caradamomo

Calienta el agua, el jugo de lima y la fruta seca picada en una olla pequeña a fuego medio. Deja que hierva a fuego lento durante 5 minutos, no dejes de remover. A continuación, agrega los arándanos y la canela y cocina a fuego lento durante 10 minutos más, revuelva de vez en cuando.

Para las magdalenas:
Ingredientes SECOS
300 g de harina integral (de espelta, pero también puedes usar la de trigo sarraceno o harina de almendra para una opción libre de gluten)
1 cdita. de polvo para hornear
1 pizca de sal marina
1 cdita de canela
1 cdita de vainila (las semillas de una vaina) 
1 pizca de cardamomo (las semillas de 6 vainas, en casa no les gusta y entonces no lo puedo usar, pero mi consejo es que lo añadas)
2 cucharadas soperas de coco rallado
1 cucharada sopera de semillas de lino molidas (opcional)

Ingredientes HÚMEDOS
1/2 taza de aceite de girasol 1a extracción en frío o aceite de oliva
1 cucharada de aceite de coco (opcional, sirve para potenciar el sabor de coco)
2 huevos eco
1 taza de leche de coco
1/2 yogur natural bifidus de cabra u oveja (opcional, pero aporta más cremosidad a la masa)
4 cucharadas soperas de mermelada de arándanos casera libre de azúcares añadidos (para mi es suficiente el dulzor que aporta, pero si eres de los que te gustan las cosa más dulces puedes añadir un plátano, manzana, zumo de mandarina, unos dátiles, azúcar integral, miel, …)

Preparación

1. Precalentar el horno a 180 ºC

2. Añadir en un bol todos los ingredientes húmedos, mezclar enérgicamente con la ayuda de unas varillas.

3. Mezclar todos los ingredientes secos en otro bol e ir añadiendo al bol de los ingredientes húmedos tamizándolo. Ir mezclando e integrando la harina a la mezcla húmeda poco a poco, no todo a la vez. (Tamizar significa, básicamente, pasar toda la mezcla por un colador fino para deshacerlo en partículas más finas. Esto va a aportar a nuestras magdalenas un puntito extra de esponjosidad, pues una harina bien tamizada incorpora más aire a la masa final que una no tamizada, lo que ayuda a que la masa suba más en el horno)

4. Deja reposar la masa durante unos 15 minutos, sobretodo si has añadido las semillas de lino.  Si la mezcla te queda demasiado espesa y pegajosa añade un poco más de leche de coco, si te queda demasiado líquida añade un poco más de harina. Mezcla de nuevo.

5. Unta con aceite el molde para las magdalenas, rellena los moldes hasta la mitad y hornea durante unos 18-20 minutos. Antes de sacarlas del horno pínchalas con un palillo para saber que están listas. Déjalas enfriar un rato antes de desmoldarlas, te saldrán más fácil.

6. ¡A disfrutar! Para un desayuno o merienda ideal: acompáñalas de chocolate negro,  una pieza de fruta, yogur natural y/o un puñadito de frutos secos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *