Las grasas, ¿engordan?

Los lípidos son un conjunto de moléculas orgánicas compuestas principalmente por carbono e hidrógeno y en menor medida oxígeno, aunque también pueden contener fósforo, azufre y nitrógeno. En el uso coloquial, a los lípidos se les llama incorrectamente grasas, ya que las grasas son sólo un tipo de lípidos.

Funciones de los lípidos

  • Energética: acumulan más energía que los carbohidratos, su combustión es más lenta, de manera que sólo cuando la glucosa es insuficiente se recurre a la energía acumulada en las moléculas lipídicas.
  • De reserva: son las principales sustancias de reserva del organismo. Su ingesta es totalmente necesaria aunque con pequeñas cantidades.
  • De protección: protegen a los órganos, aíslan el cuerpo frente a la pérdida de calor. Son necesarias para nutrir el corazón, cerebro, nervios, hormonas y cada célula. También son necesaria para la piel y el cabello.

Tipos de grasas

La acumulación de grasas en el cuerpo no está relacionado necesariamente con las grasas que consumes. Cuando se ingieren grasas equivocadas tu cuerpo carece de la habilidad de crear células sanas, lo que conduce a una privación nutricional. Puedes estar en sobrepeso y estar desnutrido, especialmente si comes comida basura y llena de químicos.

Nuestro cuerpo necesita grasas, conocer cuáles son los tipos de grasas que debemos consumir y cuáles evitar es muy fácil. Los tipos de grasas que se encuentran en los alimentos son:

  • Saturadas: se encuentran principalmente en la comida de origen animal (carne y productos lácteos) y el aceite de coco y palma. La cadena de estos ácidos grasos es muy estable, así que estas grasas son sólidas o semi sólidas a temperatura ambiente. No es esencial comer grasas saturadas, ni ideal comer demasiado.
  •  Las grasas mono-insaturadas tienden a ser líquidas a temperatura ambiente y sólidas a temperaturas bajas. Ejemplos: el aceite de oliva, el aguacate, frutos secos, semillas, rodaballo, caballa, etc. Se consideran generalmente saludables, contribuyen a reducir el colesterol LDL (malo) y eleva el colesterol HDL (bueno)
  • Grasas poli-insaturadas: son consideradas esenciales porque el cuerpo no las produce, así que debemos ingerirlas para obtenerlas. Los ácidos poli-insaturados más frecuentes son el omega 3 y 6, que son vitales para el cerebro, el sistema nervioso, el sistema inmunológico, el sistema cardiovascular y la piel. También elevan el HDL y reducen el LDL. Se mantienen en estado líquido incluso refrigeradas. Algunos ejemplos: salmón, sardinas, caball, atún fresco, semillas de lino, nueces, aceite de semillas de lino, aceite de soja, etc.
  • Las grasas transgénicas se encuentran en la comida basura, comidas congeladas, margarinas, productos de panadería, etc. En las etiquetas de estos alimentos son nombradas como aceites hidrogenados. Este tipo de grasas son producidas artificialmente mediante la combinación de hidrógeno con aceites poli-insaturados, en un proceso llamado hidrogenación. Consumirlas puede interferir con los procesos naturales de tu cuerpo, ocasionando problemas de salud.

Necesidades lípidicas

En la alimentación diaria más del 20 por 100 de las calorías deben proceder de los lípidos. Las grasas también se utilizan en la construcción del organismo, de ahí que nunca se pueden eliminar de la dieta. En las grasas hay ácidos esenciales imprescindibles para el organismo y que éste no puede sintetizar.

Ahora bien, ¿cuáles son las grasas que debemos consumir? Vence el temor a las grasas, solo debes substituir las grasas malas por las buenas. Eligiendo las correctas puedes perder peso, incrementar tu energía, optimizar tu digestión y estimular tu sistema inmunológico. Incluso las grasas saturadas se necesitan para mantener un correcto funcionamiento de tu organismo. Por ejemplo el aceite de coco es una buena fuente de grasa saturada, que puede ayudarte a perder peso ya que el cuerpo la convierte rápidamente en energía y también es un aceite más estable en comparación con otros, lo que lo hace una mejor opción para cocinar. Otras opciones naturales de grasas buenas incluyen aguacates, semillas de lino, semillas de sésamo, aceite de oliva, frutos secos, pescados de agua fría como el salmón, el atún, las sardinas, la caballa.

2 replies on “Las grasas, ¿engordan?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *